Víctimas y Protagonistas

Otros antecedentes

Con posterioridad a su detención, Luis Guajardo fue llevado a Londres 38 y el día 23 de julio de 1974 fue sacado de este recinto y llevado al sector poniente de la capital con la finalidad de que reconociera en la calle a sus compañeros de partido. En esas circunstancias, Luis Guajardo logró huir y al llegar a la calle General Velásquez, a la altura del 1890, se lanzó bajo las ruedas de un camión, quedando tendido a una orilla de la calle. En el lugar se hizo presente el sacerdote Vicente Irarrázaval, quien asistió a Guajardo y lo acompañó en la ambulancia hasta la Posta N°3 de la Asistencia Pública. Allí fue atendido por el doctor Leopoldo Benavides Zamora, quien posteriormente declaró que dos hombres le informaron que el joven estaba detenido. Benavides les manifestó que el paciente necesitaba atención traumatológica por una posible fractura a la cadera y contusión testicular. Como respuesta, los civiles le indicaron que lo llevarían al Hospital Militar.

Posteriormente, practicadas las averiguaciones en el Hospital Militar, se constató que jamás fue ingresado a ese recinto asistencial. Numerosos testimonios de sobrevivientes dan cuenta de que el afectado fue nuevamente trasladado a Londres 38, desde donde desapareció.

Diversas gestiones fueron realizadas en favor del detenido, entre ellas un recurso de amparo presentado ante la Corte de Apelaciones y rechazado en el mes de mayo de 1975; una denuncia por desaparición ante el 8º Juzgado del Crimen (proceso cerrado en noviembre de 1974 sin resultados); una denuncia por presunta desgracia ante el 8º Juzgado del Crimen presentada en abril de 1975.

El 2 de octubre de 1979, el proceso fue remitido al Ministro en Visita Servando Jordán López, quien resolvió en junio de 1980 que la causa fuera acumulada al proceso de la Segunda Fiscalía Militar de Santiago, originado por la presentación de una querella criminal en contra del Jefe de la DINA, Manuel Contreras Sepúlveda, de Marcelo Luis Manuel Moren Brito y Rolf Gonzalo Wenderoth Pozo, coronel y teniente coronel respectivamente, por el delito de secuestro de varias personas (todas detenidas desaparecidas), entre ellas Luis Guajardo.
Este proceso fue sobreseído por la Justicia Militar en noviembre de 1989 y confirmado por la Corte Marcial, en virtud del DL 2.191 de Amnistía.

Una nueva querella por secuestro se presentó en 1992, ante el 10º Juzgado del Crimen tras la detención en Brasil del ex agente de la DINA Osvaldo Romo, y otra contra Augusto Pinochet, en mayo de 2000.

En enero de 2009, después de 33 años de denegación de justicia, la sala penal de la Corte Suprema rechazó en fallo dividido los recursos de casación presentados en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago, confirmando la condena a 10 años de presidio de Manuel Contreras Sepúlveda y Marcelo Moren Brito, como autores de los delitos de torturas y secuestro calificado en contra de Luis Guajardo Zamorano y Sergio Tormen.