Contenido principal

Londres 38 realiza taller para su museografía

Publicado el 19 de abril de 2011

Especialistas en museografía y profesionales de distintas áreas relacionadas, se reunieron el pasado 16 de abril en un taller donde se presentó el proyecto elaborado por ArtOficio para Londres 38, referente a restauración arquitectónica y museografía. Luego, se transmitió a los presentes la experiencia de desarrollo del Museo Mapuche de Cañete.

Con un taller de trabajo realizado el pasado sábado 16 de abril, Londres 38 espacio de memorias dio continuidad a la búsqueda de un concepto y definición para una museografía en este sitio recuperado, que inmediatamente después del golpe militar de 1973 fue usado como centro de represión y exterminio por la DINA.

Con la asistencia de casi 40 personas, entre las que se encontraban especialistas en museografía, profesionales de distintas áreas relacionadas, como arquitectos, curadores de muestras y artistas visuales, los encargados de la museografía del Parque por la Paz- Villa Grimaldi, e integrantes del directorio de la Corporación Londres 38, fue presentado un proyecto elaborado por ArtOficio para Londres 38 por encargo de la Corporación a través del Ministerio de Bienes Nacionales- que financia los proyectos de restauración arquitectónica, museografía y de Gestión-, y luego la experiencia de desarrollo del Museo Mapuche de Cañete.

Nury Gaviola, artista visual y en representación de ArtOficio expuso un proyecto que pone énfasis en una muestra sustentada en la estimulación sensorial a través de diversas aplicaciones tecnológicas, que tiene como base la definición del inmueble de Londres 38 como el soporte principal. Definida como intervención "minimalista", la propuesta procura recrear "una atmósfera eficaz" para que el visitante reciba de manera vivencial la información sobre los hechos ocurridos en la casa de Londres 38 durante la represión.

Para esto, la propuesta museográfica desarrolla el concepto "Aquí estuve yo", lo que permitiría a las personas que visiten el lugar recibir mensajes de audio, con la voz de sobrevivientes que cuentan la historia del sitio; de luces para significar las "sombras" e impactos de focos que vivieron las víctimas; así como medios audiovisuales para conocer los rostros e historias judiciales de los represores.

En este sentido, el recorrido museográfico que propone Artoficio "sigue la ruta testimoniada" de los sobrevivientes de Londres 38, es decir los lugares de la casa que fueron usados para mantener a los prisioneros, las escaleras que debían subir cuando eran llevados a interrogatorios y las sensaciones que experimentaban en sus sentidos.

La propuesta de ArtOficio generó un interesante debate y opiniones divergentes sobre el concepto que engloba a Londres 38, como un espacio de memorias en construcción donde los visitantes no se encuentran con una historia única ni una muestra permanente, y sobre todo con la idea de que la represión no se redujo al ex centro de torturas y exterminio, sino que abarcó al conjunto de la sociedad a través de distintos mecanismos de control, dominación e intentos de disciplinamiento social. Se insistió además en que la experiencia de visita a Londres 38 sea colectiva y no personal.

Más abierto se hizo el debate con la exposición de Juana Paillalef, directora del Museo Mapuche de Cañete, quien describió detalladamente la forma participativa en que se ha desarrollado ese proyecto museográfico enclavado en un territorio en conflicto. El uso del museo, de su terreno, sus construcciones e incluso la muestra en exhibición han sido objeto de reiteradas consultas y definiciones de las propias comunidades mapuche, de acuerdo a sus tradiciones, cultura y costumbres. "Es un museo vivo, en el que participa la comunidad", dijo la directora del Museo Mapuche de Cañete.

Durante las casi cinco horas que duró el taller, algunas ideas-fuerza fueron asentándose, como que la muestra museográfica debe considerar también el entorno vecinal de Londres 38, en tanto parte constitutiva de una sociedad que recibió los impactos de la represión y que está en constante transformación. La definición de una museografía para un sitio de memorias es siempre un proceso abierto, que redefine sujetos. Es además un proceso largo, cuyo decantamiento debería estar siempre asociado a los "estudios de público".

Londres 38, espacio de memorias, continuará su proceso de definición de una museografía que incluya los conceptos de sitio en el que coexisten distintas historias y que todas ellas están en constante construcción, además de facilitar un diálogo permanente entre pasado y presente.

Un equipo audiovisual hizo un registro íntegro del taller, las exposiciones y debates, el que dentro de unas semanas estará disponible para su consulta, material sobre el cual trabajarán los próximos talleres y jornadas destinadas a definir una museografía para Londres 38, espacio de memorias.

Galería

Subir