Espacio de Memorias

imagen imagen_portada.jpg

A lo largo de varias décadas este recinto fue conocido por el nombre de la calle y el número que lo designaba. Durante el proceso de recuperación la posibilidad de renombrar el lugar fue motivo de discusión. Una de las opciones era “Casa de la memoria” pero se la consideró reduccionista, optando por mantener la denominación conocida, a la que se agregó la noción más amplia de “espacio” y el plural al concepto de “memoria”. Así se llegó a la forma actual: “Londres 38, espacio de memorias”.

Esa definición tenía importancia pues se relacionaba con el alcance temporal y territorial del trabajo que, desde un inicio, excedió la historia de la casa como recinto de detención y tortura y el período relacionado con el terrorismo de Estado. En cuanto a su función, el objetivo era construir un espacio que no se limitara a la denuncia de la represión y a la contención de las víctimas sino que, sobre todo, pudiera contribuir a los procesos colectivos de elaboración de la memoria, y constituirse como un espacio generador de reflexión y discursos críticos vinculados también al presente.

En términos formales el inicio de este período se puede datar en agosto de 2009, cuando los tres colectivos participantes de la Mesa de trabajo --Colectivo 119, Familiares y compañeros; Colectivo Londres 38, y Memoria 119--, convergieron en una nueva organización para todos los fines relacionados con la gestión y administración del espacio, y cuando se adoptaron las definiciones básicas contenidas en el Marco ético, histórico y político..

En 2010 se intensificó la gestión del espacio. Con los recursos entregados por el Estado se elaboró una primera versión del diseño para la recuperación integral de Londres realizado por un equipo multidisciplinario de arquitectos, museógrafos, arqueólogos, historiadores y cientistas sociales que contempló un diagnóstico del estado de conservación y de las posibilidades de un peritaje arqueológico, una propuesta de restauración y museografía, y un informe sobre la historia relacionada con el inmueble.

Ese mismo año, la organización constituyó un equipo de trabajo permanente que en 2011 ya tenía la conformación actual. Este equipo comenzó a funcionar de manera integrada con los miembros de los colectivos, lo cual permitió abordar en forma conjunta nuevas tareas.

Entre ellas está el desarrollo de peritajes arqueológicos forenses; la investigación histórica y la edición de publicaciones; el incremento del archivo digital; la realización de actividades conjuntas con otros actores sociales y culturales; y la consolidación de un sistema y metodologías de trabajo participativo con los más de 20 mil visitantes que acuden anualmente a Londres 38.

Así, durante este periodo, las principales líneas de trabajodefinidas en el anteproyecto Memorias en construcción pudieron ampliarse y madurar. El instrumento principal para su articulación en cada coyuntura ha sido la campaña, entendida como un conjunto de acciones organizadas en torno a un objetivo y contenidos relacionados.

Las campañas impulsadas han sido las siguientes:

Intervención urbana por José Huenante ¿Dónde está, dónde están, 2011. Su objetivo fue llamar la atención sobre el primer caso conocido de un desaparecido en democracia, el cual hasta ese momento incluso era poco conocido. A comienzos de 2017 ya eran tres los casos de detenidos desaparecidos que son parte de la denuncia y preocupación de Londres 38.

  • Campaña 40 años de luchas y resistencia, enero de 2013. Convocatoria amplia a ser parte de la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado, creando múltiples espacios de encuentro e iniciativas para contribuir a la actualización de los proyectos reprimidos, y a la convergencia de las luchas del presente.
  • Campaña No más archivos secretos, enero de 2014. Iniciativa orientada a la apertura y desclasificación de los archivos sobre la represión, en poder del Estado.
  • Campaña A romper el pacto de silencio, agosto de 2015. Su objetivo fue denunciar el sistema de encubrimiento e impunidad que, desde las fuerzas armadas y policiales, y desde diversos organismos, ha hecho posible la mantención de la impunidad en los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura.
  • Campaña Toda la verdad, toda la justicia, julio de 2016-2017. La iniciativa comprende un conjunto de actividades de denuncia pública, recursos judiciales y un trabajo de investigación en torno al destino de las personas detenidas desaparecidas.